Cruceros viento en popa

0

El turismo de cruceros va viento en popa en todo el mundo gracias a una mayor inversión en infraestructura portuaria, a la capacitación de personal, a la diversificación de servicios y destinos y a la accesibilidad en los precios.

El recrearse en un crucero dejó de ser patrimonio exclusivo de personas con alto poder adquisitivo. Surgió una creciente demanda de quienes buscan conocer diferentes lugares con la comodidad de no tener que estar haciendo y deshaciendo maletas. Ese pequeño detalle ha forjado la diferencia.

 La gran variedad de cruceros que ahora se ofertan, muchos sorprendentemente asequibles, permite una elección tanto por servicios, como por destinos o por precios y que pueden incluir piscinas, solárium, gimnasios, spa, pistas de patinaje y de baile, bares y restaurantes de todo tipo, abiertos a cualquier hora y mucho más. Son un hotel de primera línea y con todo incluido navegando hacia algún lugar paradisíaco.
 El objetivo es que haya más pasajeros en tránsito y eso implica también accesos amables y guías de turismo bien formados, pulidos en todas las aristas de la profesión, sobre todo en el dominio de idiomas.

Para ello, en el ámbito internacional, la multiplicación de incentivos ha aumentado, como descuentos en tasas por pasajeros, por promoción de estadías más largas en paradas de tránsito, por frecuencia de salidas desde puerto base e incentivos por contratación de provisiones y servicios.

Cada vez que atraca un barco crucero beneficia toda una cadena que incluye a cientos y miles de trabajadores que laboran en las industrias de transporte terrestre, excursiones, restaurantes, tiendas de todo tipo, en servicios y productos en las zonas aledañas a los puertos.

Es importante recalcar que, de acuerdo con la Asociación de Cruceros de la Florida, un 50% de los cruceristas vuelve a los destinos por otros medios. No se puede despreciar a los cruceros porque no se quedan la noche. Hoy los cruceros logran generar ingresos para una parte importante de los proveedores de turismo, hay que lograr que se queden y eso se hace con acciones de promoción, facilitación de accesos, buena oferta de servicios, proveeduría óptima y beneficios tributarios.

En Colombia tenemos dos océanos, pero solo tres puertos de llegada en el Caribe. Nada en el Pacífico. Aprovechemos el buen viento que sopla en la industria para lograr mejores condiciones para los cruceristas, que estén más tiempo, gasten más y traigan más turistas.

*Directora de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia

Lea la columna en El Universal aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *