Por Colombia, #EligeVotar

0

Participar en las elecciones, de manera libre e informada, es nuestro deber, fortalece la democracia y nos fortalece como sociedad. El 13 de marzo tendremos la posibilidad de elegir nuevo Congreso de la República y participar en la selección de los candidatos de tres coaliciones que después, en mayo, se medirán con otros aspirantes a la Presidencia de la República.

Las mujeres y las elecciones

0

Si bien en Colombia se evidencia un esfuerzo en la inclusión de las mujeres en la política, el proceso ha sido lento desde que se nos otorgó el derecho a votar, en 1957. El número de mujeres inscritas a los cuerpos legislativos aumenta paulatinamente desde que el Código Electoral de 1986 estableció 30% como mínimo dentro de las listas presentadas.

El valor de la institucionalidad

0

Las próximas elecciones determinarán el rumbo de la institucionalidad democrática de Colombia, un bien común que tenemos que salvar y fortalecer. Necesitamos despejar las dudas que haya sobre el proceso, convencer a los abstencionistas de que son los votos los que evitan las balas y evitar a toda costa que triunfe un populismo que nos deje a la deriva.

Imperativo de un turismo activo

0

En los últimos dos años, sobre un sinnúmero de daños y perjuicios pandémicos, aprendimos mucho sobre la vulnerabilidad humana y su capacidad depredadora, de sus disparatadas ambiciones y absurdas desigualdades, pero también sobre su sensibilidad para aportar, acompañar, buscar ayudas y soluciones sobre lo que debe ser el futuro sostenible, sustentado en la realidad tecnológica y sus posibilidades.

El mejor y el peor de los tiempos

0

Por estos días escuché una referencia a la novela “Historia de dos ciudades” (1859) de Charles Dickens cuando dice que estamos en el mejor y el peor de los tiempos, en la edad de la sabiduría y la locura, en época de creencias e incredulidad, en la era de la luz y las tinieblas…

Mundo de ilusiones

0

En tiempos electorales es normal que para tener adeptos se dé rienda suelta a la creatividad y por ende a promesas sugestivas que llenan de ilusiones a los votantes, que nunca pierden la esperanza, ni tampoco cuentan con un instrumento de verificación para comprobar si lo que se promete es probable, o al menos factible.

Tiempos para buenas decisiones

0

El año entrante todos los colombianos tenemos un gran reto, elegir bien quienes nos van a gobernar y quienes estarán en el Congreso legislando para el nuevo país, quienes van a liderar el diálogo social y propiciar las condiciones para lograr las reformas que urgen y que por falta de consensos hemos aplazado desde hace muchos años.

Ahora tenemos que proteger lo ganado

0

El sector empresarial acogió con generosidad y complacencia el aumento del salario mínimo propuesto por el Gobierno y acordado por las partes, lo cual refleja el interés conjunto en reactivar la economía. Después de este logro lo primordial es mantener el poder adquisitivo de los sueldos y que las empresas tengan mejores posibilidades para mejorar su productividad.

Más que un mínimo

0

Es una oportunidad. La discusión del salario mínimo debe dejar de ser un asunto tan coyuntural y convertirse en un mecanismo permanente de análisis para llevarlo más allá de un porcentaje anual. Convendría tener una mesa con empresarios, trabajadores, Gobierno y expertos que de forma regular y sistemática contribuyan a dar luces sobre la manera cómo podemos garantizar el poder adquisitivo de los ciudadanos y el buen desarrollo de la economía. Una mesa que contribuya a encontrar los caminos para crecer todos juntos, crear empleo formal, empresas competitivas y productivas, talento humano pertinente y capacitado hasta que la oferta y la demanda laboral establezcan un círculo virtuoso de desarrollo.