Gran desafío, gran oportunidad

0

Para 2050, cerca de 10.000 millones de personas habitarán nuestro planeta, unos 2.000 millones más que ahora, según las proyecciones de las Naciones Unidas, lo que supondrá un enorme esfuerzo mundial para garantizar la seguridad alimentaria y al mismo tiempo el buen estado de los recursos, dada la degradación del suelo y agua durante la última década.

Llegó la hora de la acción

0

La Cumbre Bicentenario que conmemoró los 200 años de relaciones diplomáticas y comerciales entre Colombia y Estados Unidos dejó muy claro que los lazos que unen a las dos naciones son hoy más fuertes que nunca, que el intercambio adquirió un gran dinamismo gracias al TLC y que estamos frente a un momento histórico para imprimirle un salto cualitativo y cuantitativo: llegó la hora de la acción.

Más que café, flores y petróleo

0

Los siete impactos que hemos visto en estos diez años de libre comercio con Estados Unidos tienen que ver con estabilidad, cobertura, volumen, diversificación, presencia, confianza, institucionalidad e imagen.

Colombia y el nuevo orden mundial

0

La invasión rusa a Ucrania fue la estocada que faltaba para desencadenar una crisis global que, según los expertos, implicará un nuevo orden mundial. La guerra sorprendió cuando el planeta apenas se reponía de los efectos de la pandemia y el comercio internacional seguía cubierto de nubarrones. La sumatoria de esos acontecimientos hacen prever tiempos de incertidumbre e inflación.

Recomponer la confianza

0

Una herencia colonial injusta, siglos de desigualdad, décadas de conflicto y narcotráfico, una polarización política y social y un sistema corroído por la corrupción y la ilegalidad han hecho que los colombianos seamos una sociedad muy desconfiada: desconfiamos hasta de la democracia que nos ha permitido, pese a todo lo demás, tener libertad y desarrollo, con la posibilidad de mejorar generación tras generación.

Los TLC y sus fantasmas

0

En Colombia nos gusta invocar fantasmas, volver a temas que una y otra vez se repiten, sin el contenido y contexto adecuado, y que suenan bien. Uno de esos fantasmas se revivió el pasado miércoles cuando fue aprobado en primer debate, en Comisión Segunda de la Cámara de Representantes, el proyecto de Ley 282 de 2021.

Mujer y política

0

En cuestiones electorales, por lo general, nos queda la sensación de que hubiera podido ser mejor, pero si evaluamos con actitud positiva los comicios del pasado 13 de marzo tenemos que reconocer que se avanzó en democracia: habrá más pluralidad política en el hemiciclo parlamentario, las mujeres aumentaron su presencia en el Congreso, hubo casi total tranquilidad en el orden público durante la jornada, la democracia salió fortalecida y predominó la institucionalidad.

Sin cortesías al populismo

0

A medida que se acercan las elecciones colombianas se comienzan a percibir con mayor énfasis las tres “P” a las que se refiere Moisés Naím en su último libro “La revancha del poder”: populismo, polarización y posverdad. Muchos ciudadanos, incluso empresarios, seducidos por promesas imposibles, ven con buenos ojos, o al menos con un silencio obsequioso, trucos, tácticas y estrategias con las que algunos políticos conquistan las intenciones de último momento. Tenemos que votar a consciencia y evitar los coqueteos convenientes que crecen como espuma a medida que aparecen las encuestas, porque ya bastante experiencia internacional conocemos de cómo terminan en saco roto las ilusiones fortuitas de los falsos profetas, y de cómo los corderitos que corren en manada acaban en el matadero víctimas de su propia ingenuidad.

Pospandemia con rostro de mujer

0

no de los efectos más devastadores de la pandemia ha sido el aumento de la brecha laboral entre hombres y mujeres a pesar de los grandes esfuerzos en el mundo por reducirla y del interés general para legislar en ese sentido.

Retrocesos y egoismos

0

Recientemente la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) indicó como un hecho muy preocupante que la violencia en Colombia registra las cifras más altas desde 2016, cuando se firmó el acuerdo de paz con las Farc. Estamos lejos de los peores tiempos de décadas anteriores, pero se percibe un continuo deterioro del orden público, un recrudecimiento de la delincuencia armada y cuando hablo de delincuencia armada incluyo a la guerrilla y a las bandas criminales en el mismo saco porque ya poco y nada interesan las diferencias ideológicas, en cambio sí mantienen las mismas estrategias de financiación con el narcotráfico y el desalojo y el terrorismo como métodos de intimidación.