¿Cómo será el 2024 en la economía de Colombia?

“El 2024 será un año de complejidad en distintos escenarios, tanto económicos, políticos, sociales y empresariales. Un panorama que no habíamos visto en años pero que requiere, más que nunca, de un proceso de concertación permanente entre el sector público y privado, dejando a un lado ideologías y poniendo al frente, como prioridad, el bienestar de los colombianos.

Desde la Cámara Colombo Americana, AmCham Colombia hemos consolidado en cuatro grandes escenarios frente a los cuales nos enfrentaremos en 2024 y que permitirán a los empresarios tomar decisiones más asertivas, estratégicas y con visión de reactivación y de viabilidad en el largo plazo.

  • Incertidumbre: Colombia transita por un proceso de cambio desde la perspectiva política, pero con gran incidencia en el desarrollo económico del país. El trámite de reformas como la laboral, salud y pensional en donde se impactará el bolsillo de empresas, se cambian los modelos de atención y el futuro de los colombianos producen en los inversionistas pausas o desistimientos en sus decisiones de inversión y/o expansión en el país.

Aunque teóricamente el Gobierno cuenta con mayorías en el Legislativo, no le ha sido fácil la aprobación de sus propuestas en donde inclusive congresistas afines en campaña han comenzado a alejarse. 

A lo anterior se suma el período de ajuste económico tras el rebote de crecimiento pospandemia y que pondrá los pies sobre la tierra en términos de crecimiento económico. Analistas nacionales e internacionales calculan que en 2024 el crecimiento será de entre 1,2% a 1,5%.

  • Alta inflación:  El Índice de Precios al Consumidor seguirá siendo eje central de la política macroeconómica. Si bien la inflación viene cediendo a finales de 2023, la reducción no es tan rápida como lo esperan los colombianos, especialmente los de menos recursos, para quienes los precios altos, especialmente en alimentos y combustibles es un factor de importante impacto en las finanzas diarias.

La inflación, aunque se proyecta que disminuya a 9,8% en 2023, no lograría alcanzar su meta de 3% y descendería a aproximadamente 4% en 2024, pero siendo sujeto a presiones adicionales relacionadas con el Fenómeno del Niño.

También hay que tener en cuenta que aún no se llega al punto de equilibrio en el precio de la gasolina y está anunciado el proceso de reajuste en el precio del diésel y de los peajes que no aumentaron en 2023, por lo que estos elementos seguirán pesando en la lucha contra la inflación.

En el mercado laboral, se estima un menor dinamismo en la generación de empleo como resultado de un debilitamiento de la actividad económica, lo que llevaría a un incremento en la tasa de desempleo hasta 10,3% en 2024, de acuerdo estimaciones del Banco de la República.

  • Intereses altos: El alto costo del dinero seguirá marcando la pauta, al menos, durante el primer semestre de 2024. Los analistas calculan que sólo hasta el segundo trimestre del próximo año el Banco de la República comenzaría a reducir las tasas de interés, que fueron elevadas como mecanismo de contención al alto gasto e inflación.

Si bien desde el Gobierno, y con insistencia, se ha llamado al Banco a comenzar a enviar señales tempranas para reducir las tasas de interés, derivado del incipiente éxito en la reducción de la inflación y como mecanismo de reactivación económica, hasta el momento el Emisor no considera que los factores macroeconómicos estén dados para el proceso de reducción de tasas.

En esta medida la inversión privada se mantendrá ralentizada, la creación de empleo seguirá a marcha lenta o estancada y el gasto de hogares seguirá limitado afectando todo el ciclo de consumo en la economía.

  • Más seguridad: La gestión comercial viene siendo afectada por dos factores: bloqueos de carreteras, encareciendo costos que terminan trasladándose, tarde o temprano, al valor que pagan los usuarios por los bienes. Por otro lado, vienen en aumento las masacres en diferentes partes del país y el secuestro con fines extorsivos, elementos que inclusive ha sido objeto de controversia en la mesa de conversación entre el Gobierno y el ELN.

La inseguridad genera desconfianza del sector empresarial que también merma la inversión y disposición para los negocios.

Plan para reactivar la economía

Ante estos desafíos, la Cámara Colombo Americana, AmCham Colombia, ha propuesto un plan de choque de cinco puntos, así:

1. Creación de 500.000 nuevos empleos formales de calidad.

2. Planes de choque para recuperar sectores con mayor desaceleración.

3. Centros de excelencia con acciones público-privadas para impulsar exportaciones agrícolas y potencial turístico.

4. Alinear de acciones de transición energética y aprovechar oportunidades en minerales críticos.

5. Fortalecer mecanismos de comunicación entre Fuerza Pública y tejido empresarial para prevenir inseguridad.

Es el momento de construir consensos entre todos los eslabones y actores de la economía colombiana para evitar caídas más profundas en los diferentes indicadores y, sobre todo, construir puentes que permitan reactivar la confianza tanto nacional como internacional de la que ha gozado Colombia por años, pese a los retos persistentes. 

Lo que nos debe unir es Colombia y su progreso.

Lea la revista Business Mail de AmCham Colombia sobre perspectivas del 2024 aquí

También puede leer: Inflación en un dígito, el reto de 2024