Más empleo, formal

Los costos salariales se traspasan de forma casi automática al precio de los productos y eso produce inflación y la inflación deteriora el poder adquisitivo y produce una espiral que perjudica todo el sistema económico, pero sobre todo afecta el empleo y ensancha las brechas entre el mercado formal y el informal porque hace más costoso contratar y más difícil garantizar la estabilidad laboral. Menos trabajo formal requiere de un mayor esfuerzo del gobierno y de apoyo al sector productivo, resolver la presión que se ejerce sobre el régimen subsidiado de la salud, de la educación y también en las pensiones.

Debido a la informalidad cada vez es menor el porcentaje de los colombianos que tributan y que accede a una pensión. El sector público genera apenas 12% de los empleos formales, lo que hace más fundamental mantener la viabilidad del sector productivo, su estabilidad jurídica, garantizar políticas que habiliten su desarrollo y contribuir a fortalecer resiliencias frente a la incertidumbre internacional. Desde la alianza Aliadas se ha propuesto a la mesa de concertación que tenga en cuenta elementos determinantes que afectan la estructura de costos para la generación de empleo en las empresas y planteó cinco puntos que son fundamentales.

1. Un contexto macroeconómico complicado tanto externo como interno, con inflación alta, tasas de interés en aumento y temores de una recesión mundial, combinado con una perspectiva de crecimiento del país entre 0 % y 2 %, devaluación del peso, entre otros, amenazando logros sociales ganados y la perspectiva de una mejor Nación como lo propone el actual Gobierno.

2. La existencia de diferentes estructuras de costos entre los sectores económicos; la afectación en aquellos en que la participación de la mano de obra en sus actividades es relevante son precisamente los mayores generadores de empleo.

3. Existen proyectos de ley en el Congreso que reducen la jornada diurna a las seis de la tarde, también se aumenta el recargo de dominicales y festivos a100%, lo que impactaría directamente los costos laborales, de ser aprobados. A esto se suma el anuncio del Gobierno Nacional de una reforma laboral que presionará los costos de producción y operación. Adicionalmente, a partir de junio del próximo año, la jornada laboral se reduce en una hora, a 47 horas semanales.

4. Otros elementos determinantes de la economía establecen sus aumentos según el incremento del salario mínimo como son: servicios, seguros, trámites, multas, entre otros, lo cual contribuiría a expandir la inflación y podría golpear el crecimiento de la economía en los primeros meses del año, afectando la salud financiera de las empresas.

5. Un incremento del salario mínimo superior a la inflación generará brechas entre el mercado formal e informal de trabajo porque será más costoso contratar mano de obra, y seguramente hará más difícil disminuir la informalidad laboral. Adicionalmente menos trabajo formal requerirá de un mayor esfuerzo fiscal del gobierno en salud y en pensiones, para atender a los informales en el régimen subsidiado, y en largo plazo a los que no lograron cotizar para obtener su pensión.

Lo esencial es que el ajuste que se decida perdure, es momento de que el país lleve el análisis sobre las cuestiones estructurales para que las correcciones sean producto de una política coordinada y se proteja el empleo a largo plazo.

Publicado en La República aquí

Puede leer Comienzan las predicciones aquí