Transformación digital, una oportunidad para la equidad de género

0

Es evidente la necesidad y urgencia de transformación digital que trajo consigo la pandemia que, así como en tantos otros aspectos, se dispersó con la velocidad de crucero por la avanzada intercomunicación del mundo, pero nos sorprendió sin la suficiente preparación para afrontar la contingencia y los escenarios de teletrabajo y virtualidad, que no cabe dudas llegaron para quedarse, transformarnos y obligarnos a cambiar los esquemas.

Esta coyuntura pone a prueba la capacidad de reinvención de las empresas e instituciones públicas y privadas y abre la oportunidad a las mujeres de aumentar su participación en áreas profesionales tradicionalmente dominadas por los hombres, lo cual ayudará al equilibrio, la inclusión y disminución de la desigualdad de género en la sociedad.

La transformación digital necesita de las mujeres, de su empatía, resolución de conflictos, trabajo en equipo y comunicación asertiva, que forman parte de ese conjunto de características propias de la mujer que ofrecen un complemento a las disciplinas dominadas por los hombres y que son esenciales en la era digital.

Las teorías apuntan a que las mujeres ejercen un liderazgo que está más adaptado a las necesidades de la nueva dinámica social y económica por ser más solidario, flexible, cooperativo y participativo. Si hablamos de la explosión de las redes y el marketing digital, per se la mujer maneja un tono de voz más armónico y agradable al oído, un lenguaje más fino y apropiado a diferentes situaciones que se convierten en elementos de distinción y proporcionan ventajas comparativas con los hombres y por ello son más apropiadas para desempeñar las actividades relacionadas con redes sociales y comunicación, lo cual las hace protagonistas de las redes, líderes de las ventas de cuarta generación y que se posicionen como agentes de cambio en las empresas.

La participación femenina está transformándose en la era tecnológica y está tomando un papel más protagónico, a pesar de que persiste la brecha se han roto estereotipos, y medianamente se ha ido escalando posiciones que antes eran negadas para las mujeres.

El reto supone capacitación, concientización y motivación para lograr mayor representación en sectores tecnológicos y telemáticos. La formación debe ser continua y a la par de un mundo que está en constante cambio, que requiere de profesionales con capacidad de adaptabilidad y a tono con las nuevas tendencias.

El futuro nos exige retos irrenunciables, ahora son las tecnologías las que abrirán el mercado laboral, habilidades en áreas como informática, matemáticas, arquitectura e ingeniería son fundamentales y excluyentes a la hora de optar por puestos de trabajo.

EAE Business School publicó un estudio que revela que la tecnología es el sector que demanda más capital humano y, en cambio, la formación en este campo es de 7,9% para los hombres y 4,10% para las mujeres, mientras la formación en ingeniería también es muy superior en los hombres con un 10,8% frente el 2,21% de la mujer, por lo tanto, el esfuerzo debe ser duplicado ya que, según el World Economic Forum, durante la pandemia, la mayoría de las pérdidas de empleo en la tecnología están en roles que desarrollaban mujeres, y los campos que se han ido abriendo cuentan con poca participación del gremio, debido a la falta de preparación en estas áreas.

Falta incentivar aún más, que desde pequeñas las niñas sientan la motivación y el apoyo para aprender habilidades tecnológicas, que fomenten su creatividad y conocimiento, romper con los estereotipos que limitan y coartan la verdadera vocación, y por el contrario impulsarlas a liderar la revolución digital y a enfocarse en estudios para las profesionales más demandadas.

Hoy más que nunca es el momento de concentrar los esfuerzos en la inclusión para aprovechar las ventajas y oportunidades que el mundo digital y empresarial nos está poniendo en bandeja de plata.

Publicado en El Informador aquí

Puede leer Mujeres para el campo

Acabar con el techo de cristal en el turismo

Emprender y alinear