Una votación decisiva

0

Hemos estado tan concentrados en la silla presidencial -y no es para menos-, que prácticamente ignoramos los comicios legislativos, en parte por su propio desprestigio y la impotencia de revertirlo. Además, hay que sumarle la proliferación de aspirantes a la máxima magistratura, se habla de 80 personas manifestando su intención de ser candidatos.

Aparecen nuevos movimientos y organizaciones políticas, lo cual, dispersa más la coherencia política y se hace notoria la gran fragmentación de la política colombiana: los partidos siguen perdiendo terreno y credibilidad frente a los ciudadanos.

Para lograr un verdadero desarrollo y poder superar la situación de crisis que nos dejó el coronavirus tenemos que dejar por fin en el pasado las viejas prácticas que responden a intereses personales y partidistas, se necesita un Congreso plural, paritario, comprometido, independiente y fiel a los intereses del electorado. 

No son menores estas elecciones y el país necesita mirar con lupa quienes van a ser los candidatos. Algunas razones adicionales: la coyuntura en las regiones y en los territorios dadas las dinámicas de cada uno pueden conspirar en una buena elección. Las economías ilegales disparadas producto de la coca y la corrupción. – las maquinarias clientelistas estarán haciendo las acciones que siempre hacen a punta de contratos, lo que va a llevar a presionar al gobierno.

Las próximas semanas serán claves en la conformación de listas, alianzas y pactos electorales. Necesitamos estar alertas y que los medios informen, denuncien y ayuden a que los colombianos estemos bien informados y orientados. Es una votación decisiva.

Puede leer la columna en La República aquí

También puede leer: La dignidad del trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *