Falta el centavo para el peso

0

El proyecto de Ley de Turismo presentado por el Gobierno ordena y actualiza, incorpora acciones importantes en los asuntos de sostenibilidad y calidad, combate la informalidad, imprime vitalidad, aunque aplaza la posibilidad de grandes transformaciones, de establecer concertaciones y prioridades para el turismo, como la coordinación interinstitucional y la planeación ordenada. Podríamos decir que le falta el centavo para el peso.

Tengo la sensación de que llevamos muchos años con ideas coyunturales, normas ocasionales y decretos oportunistas sin pensar en grande. No quiero parecer ave de mal agüero, pero ¿no estamos perdiendo una oportunidad? Claro que tenemos camino legislativo por delante y lo importante es que el espíritu del proyecto se mantenga, que esté a salvo de las manos traviesas de parlamentarios o externos interesados.

Hay ideas novedosas, como el “teletrabajo en el paraíso” que propone crear centros hoteleros que incentiven los paseos familiares con la posibilidad de que los padres puedan mantenerse activos con su trabajo sin que se sumen a las vacaciones, o como el subsidio para que las familias de estratos bajos reciban, por una vez, 500 mil pesos en bonos redimibles en paquetes de turismo doméstico.

O los peajes turísticos en municipios con gran valor histórico, artístico y cultural, o la propuesta de que sólo podrán hacerse declaratorias de atractivos turísticos en los territorios de minorías étnicas con su previo consentimiento. Qué gran oportunidad para lograr consensos para establecer dónde, cómo y qué producto turístico se puede y debe desarrollar para estimular a los potenciales inversionistas y desarrolladores del turismo en regiones de alto potencial.

Qué bueno que esta ley se hubiera complementado con los “Corredores Turísticos”, un esfuerzo que se esfumó con el cambio de Gobierno y que fue el primer proyecto estructurado para ordenar y desarrollar el turismo regional, propiciar la institucionalidad intrarregional, la coordinación, y lograr que la política nacional llegue a toda la Nación.

Hay que fortalecer los mecanismos para que las autoridades locales cumplan con la lucha contra la informalidad y haya sanciones ejemplares que faciliten el surgimiento de una cultura de transparencia y formalización.

Fundamental incluir acciones de coordinación con MinVivienda dentro de los planes de ordenamientos territorial para una planificación sostenible. Debemos aprovechar que estamos en el proceso de desarrollo de nuestro turismo para establecer los parámetros para un turismo de largo plazo y de buenas prácticas.

Indispensable crear los instrumentos para que los proveedores y todo el aparato productivo del sector cuente con apoyo para ir movilizándose hacia la tecnología. Oportuno también el hecho de que las plataformas trabajen de la mano con la industria alineados con MinTIC para evitar generalizaciones.Bien por la exención del pago a la sobretasa a la energía, también por la tarifa preferencial de renta del 9% y los estímulos para atraer a los pensionistas. El asunto tributario tiene varias disposiciones que merecen un capítulo aparte y cuya intención es ser más generosos y a la vez más inflexibles. En inversión si creo que podemos ser más ambiciosos, sobre todo para traer grandes proyectos, en definitiva, ideal sería poder ponerle el centavo para el peso y completar esta buena intención.   

Publicado en La República aquí

Más contenido sobre turismo

La industria turística necesita certezas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *